Cumple de Nana: Piniblú

El mes de febrero que acaba de terminar ha sido muy intenso en todos los sentidos pero sobre todo porque mi pequeñita ha cumplido dos añitos. Y tenía muchas ganas de escribir sobre ello pero una intervención que me han hecho, la celebración de su cumple y otras sorpresitas, me han alejado del ordenador un poco. Si no fuera por mi nuevo super juguete, mi IPHONE, estaría completamente desconectada.

Parece mentira que haga dos años ya de esa tarde en la que según la matrona no estaba de parto, me chupé sola en casa la dilatación y en dos empujones y 10 minutos en el paritorio la pusieron sobre mí y directamente se enganchó a mi pecho sin dudas ni ensayos.

Es bonita a rabiar y cabezota como ella sola, bueno se parece a sus dos progenitores que no nos quedamos cortos, lista y simpática, cariñosa y extrovertida, tiene ganados a los abuelos y a todo el que se le pone por delante con una caída de pestañas que muchas modelos envidiarían. “Yo solita” y “mi mi mio” son sus frases más usadas y su media lengua cada día nos hace reír más. El rosa, Minnie, Kitty y Toy Story la tienen encandilada y ya ha empezado a marcar estilo eligiendo, si la dejo su propia ropa. Apunta maneras la chica.

Para festejar con sus compas de la guarde su cumple y contando con la imposibilidad por ley autonómica de llevar dulces o chuches a los peques, le encargue a las chicas de Piniblú unas chapas.

Piniblú Regalos para niños con un toque diferente

Piniblú Regalos para niños con un toque diferente

Las conocí el año pasado cuando se acercaba el cumple de Momo y buscaba algo que regalar en su cumple. Contacté con Eva y le propuse que me diseñara unas chapas personalizadas para los niños. En esta ocasión dudaba entre motivos de vaqueros o de granjas, los dos temas preferidos de mi chico. Me gustaron tanto sus diseños que terminé encargandole chapas de los dos: Vaqueros para los niños, vaqueras para las niñas y granjas para la familia.

Foto de chapas de vaquero, vaquera y granja

Este año he acudido a ellas directamente, las de arriba gustaron mucho, causaron sensación entre los peques y sus mamás. Nosotros las usamos muchos, les pusimos por detrás con un Dimo los teléfonos de mamá y papá y se las ponemos en la ropa cuando vamos a algún sitio con mucha gente por si se despistan.

Como os digo les he vuelto a encargar chapas para el cumple de Nana pero también para el de Momo, que es en abril y con el cole de mayores tiene compas nuevos que no tienen su chapa Piniblú todavía.

Las de Nana las empaqueté yo, siguiendo mi vena crafty, cartulina, sello, tinta blanca  y este fue el resultado:

Foto de la chapa

Pinublú para Ana

El diseño elegido para Nana fue la imagen de la propia tienda Piniblú. Fue idea mía, me encantó desde la primera vez que la ví y me pareció tan tierna para peques de dos años que no lo dudé. Las de Momo ya las pondré cuando las entregue para que sean sorpresa.

Foto de conjunto de chapas

Más chapitas

Las metí en bolsitas de tela y las coloqué en una cestita y la peque se fue tan contenta al cole con ellas.

Foto de la cesta de chapas

La cestita
(se me coló Dora en la foto)

Celebramos el cumple dos veces: la primera el día D con los abuelos paternos y una semana después (yo más recuperada) con más niños, un castillo hinchable, pomperos, globos y fiesta de disfraces. Nana lució cuatro diferentes, se mojó tres veces con los pomperos, aunque creo que lo hacía a posta para lucir otro modelito, como digo apunta maneras.

Foto de la decoracion

Nuestra entrada engalanada para el evento

Preparé pompones, compré guirnaldas y preparamos todo para un día estupendo. La peque se lo pasó de miedo y acabó rendida de tanto saltar.

Mil besos, mil sonrisas

Ana

Deja un comentario