Mi muchachote

Tengo un tanto abandonado el blog y es que la vida no “me da pa más”, las vacaciones de los niños, la vuelta al cole y principalmente otra organización de evento casero, el cumple de mi campeón.

El día 12 de abril hizo 5 años que cumplí mi sueño, el de ser mamá. Cinco años YA.

El tiempo pasa volando y es que parece que fue ayer…

… que besé su naricita por primera vez,

…que le decía a mi madre: Soy mamá por fin,

…que su profundos ojos verdes me miraron fijamente,

… que me enamoré perdidamente de este duendecillo…

Hoy hace cinco años que Guille y yo empezamos nuestra historia

Hoy hace cinco años que Guille y yo empezamos nuestra historia

… y ya tengo un mozalbete de cinco años en casa, despierto, observador, vivaz, amante de los animales y la naturaleza,  locuaz, un tanto brutote, sincero, noble, fiel y leal hasta la médula.

Un hombrecito cariñoso y atento con todos pero sobre todo con su hermana, aunque lo lleve a mal traer. Con una imaginación sin límites y una sensibilidad tan tan tan especial. Y una sonrisa, ayyyy esa sonrisa picarona con hoyuelos que me pierde.

Estamos aprendiendo a ser personitas a la vez y cada día es una prueba nueva, un examen, un aprender continuo. Yo más de él, que el de mí. Sus lecciones me hacen más completa cada día.

Mis mañanas son mejores desde que me besa para darme los buenos días y no consiente que me vaya a trabajar sin un achuchón en condiciones.

Momo eres el sol de mis días y espero llegar a ser algún día la mamá que mereces. Le pido a Dios estar a la altura del gran hombre en el que te vas a convertir y paciencia para seguir ese ritmo tuyo que siempre quiero cambiar y acelerar.

Mil besos, mil sonrisas son hoy para mi caballero andante, para mi vaquero del lejano oeste, para mi tucán, para mi león… en resumen para MI HIJO

Ana

0 pensamientos en “Mi muchachote

  1. Me has emocionado con tus palabras. Me has hecho revivir esas emociones tan desbordantes que sientes el día que nace un hijo y que llevas contigo impregnadas en la piel por el resto de tu vida.

  2. Pingback: Regalos inesperados | ¿Mi mundo? Los míos

Deja un comentario