Pesadillas de madre, soluciones de amigas

Como a todas, la maternidad me trajo además de dos churumbeles preciosos un montón de miedos.  Cosas a las que antes no daba importancia, riesgos y peligros que no veía, desde que soy mamá son motivo de desvelo y pesadillas nocturnas. Qué se caigan por una ventana, que haya fuego en casa y no poder salir, que entren a robar por la noche y no estén conmigo (motivo principal por el que los dejo colarse en mi cama cada vez que les da la gana)… Podría escribir folios y folios, como cualquier madre.

Pero el miedo más recurrente, el que me deja desvelada después de una pesadilla una y otra vez, es que se pierdan, qué no sepan encontrarnos, que no sepan explicar como localizarnos. Tengo pavor a las aglomeraciones, no los llevo nunca a manifestaciones, evito la feria y huyo de mi querido Bando de la Huerta para evitar ocasiones de peligro.

Es cierto que quien evita la ocasión, evita el peligro pero no siempre se puede huir de los sitios con mucha gente, así que el primer paso es enseñarles a no separarse de ti, a ir de la mano (esto con Momo es batalla perdida) y a que si se despistan se queden parados donde se han dado cuenta de que están perdidos y nos llamen a gritos  con todas sus fuerzas.

mosaico de fotos de momo y mi santo corriendo

Cualquiera los para cuando están jugando

He ideado y les he puesto mil y un invento, me ha faltado ponerles correa como a los perritos. Mi número de teléfono se lo he escrito en papelitos que les he colado en los zapatos, he encargado etiquetas para la ropa de empresas como soyde (las que más me gustan),  etic etac y Funchoice, le he puestos pulseritas de plástico

pero las etiquetas no las se pegar bien y se caen y las pulseritas les molestan mucho

pero las etiquetas no las se pegar bien y se caen y las pulseritas les molestan mucho

Desde hace un tiempo los llevo identificados con unas chapas con su nombre y nuestros números de teléfono. Estas son de las primeras que tuvimos, les pego una etiqueta detrás con mi número que también tienen su “aquel” porque se despegan, se borran y me paso la vida reponiéndolas

Foto de chapas de vaquero, vaquera y granja

Y aquí es donde viene el motivo de todo este rollo que he soltado y el del título del post; y es que mis dos chicas kakuii preferidas me hicieron el miércoles un súper regalo para mis niños: dos juegos de sus chapas preciosísimas y estupendas personalizadas para que tanto mis peques como sus cosas estén siempre identificados.

De Inma, Laura y su maravillosa empresa ya hablé hace unos meses, en el post “Unas chicas muy Kakuii“. De los talleres que han hecho mis hijos con ellas y de las charletas por Facebook está naciendo una amistad más que graciosa y el miércoles nos tomamos un cafetito juntas que si nos descuidamos termina en cena y me hicieron este fantástico regalo

Más cuquis no pueden ser

chapas2

Momo con su Darth Vader es más feliz que una perdiz y a la princesita de la casa le encanta su estrellita de mar

chapas3

Tengo que reconocer que estas dos me las quiero yo poner en la mochila jijijiji pero los peques no me dejan

Aproveché mi quedada con ellas a tomar café y charlar para que Keko y Kuki se vinieran conmigo a casa,

Kekeo y Kuki ya están en mi salón

Kekeo y Kuki ya están en mi salón

que las REBAJAS también ha llegado a la Kshop [estas rebajas terminaron en verano]

10460981_660875210667980_1663529531408874460_n

Ahora mismo tienen un 30% en cojines y kits de fiesta

Si tenéis perfil en Facebook no dejéis de seguidlas, allí es donde informan sus promociones, novedades y eventos

Sigue su página de Facebook pinchando aquí

Sigue su página de Facebook pinchando aquí

Mil besos, mil sonrisas muy kakuiis

Ana

0 pensamientos en “Pesadillas de madre, soluciones de amigas

  1. Hola Anuski!!
    Yo también tengo esa pesadilla muchas veces, me da pánico las aglomeraciones con él, de hecho el oro día me desperté llorando y gritandoq ue asusté a mi marido, y que me costó calmarme… que horror! Me ha encantado la ide ade las chapitas. Me lo apunto!
    Besitos

  2. Pingback: Mi agenda semana, Málaga | ¿Mi mundo? Los míos

  3. Pingback: Etiquetándolo todo con Petit Fernand | ¿Mi mundo? Los míos

Deja un comentario