Y Momo cumplió cuatro años: Preparativos

Ha llegado el momento de reflejar la crónica del 4º cumpleaños de Momo.

Primero decir, que mi primogénito ya no tiene nada de bebé, que es un niño fortote, güerito como dicen sus primos de México, con unos ojos verdes aguamarina y una sonrisa que cautiva. ¡Qué voy a decir yo que lo he parido!

Además mi hijo mayor, es sensible, muy cariñoso e intuitivo, noblote de corazón y muy brutico o borricón como le dice su Elo Paco. Un niño que con cuatro años recién cumplidos le dice a su mamá anoche al sacarlo de la bañera al mismo tiempo que la abraza: “Te quiero mucho mamá pprque siempre estás conmigo” ¿Qué? ¿Presumo de hijo con razón o no?

Como niño especial que es para su mamí, se merecía una fiesta especial, a la altura y si podíamos superando, la del año pasado, que como no tenía todavía esta ventanita para escribir cosas no la conté, pero que, gracias a la inspiración que sembró en mi María de Pistacho (es la misma María de Escarabajos, Bichos y Mariposas) y su fiesta de indias y vaqueros de su hijo Nico, fue una pasada. Hasta yo me disfracé de india.

Fiesta de indias y vaqueros

Fiesta de indias y vaqueros

Para este año y dado el gusto que mi chico tiene por los caballeros medievales, la temática elegida fue: Caballeros y Princesas.

Para llevarlo acabo necesitabamos contar con la inestimable participación de la SUPERABUELA, que el año pasado ya se encargo de todo el vestuario.

La idea para los caballeros en principio era que todo fuera muy sencillo: fieltro tijeras y nada de costuras. Pero Superabuela sentenció: “Para quedar cutres mejor no hacer nada” y  ya la habíamos liado.

Encontramos un libro maravilloso de disfraces facilitos pero había que hacelos:

Disfraces divertidos para niños de Emma Hardy

De aquí, salió el chaleco de los caballeros y su cota de malla

Disfraz de Caballero

Nuestros caballeros vistieron así

20 disfraces que cosió Superabuela, ya he dicho en repetidas ocasiones que yo para la costura no valgo, la mitad con una mano a las puertas de quirófano y la otra mitad con el tunel carpiano ya operado.

Para armarlos, sin que corrieramos el riesgo de que se descalabrara ninguno, espadas de globos y con su correspondiente correaje para llevarla.

Foto de la espada de goblo

Las armas (foto mala, lo se)

Para nuestras pequeñas princesas, también hubo cambio de planes. La primer idea era hacer tutús DIY, vistos en Mi cesta de mimbre. Quedaba precioso el que hicimos de prueba pero salía muy caro tanto tul. Las falditas ya hechas eran más económicas sobre todo contando con que encontramos en las tiendas Claire’s una liquidación de un modelo que iban a retirar.

Tutú y corona

Nuestras princesas vistieron así

La corona si fue casera, Charadas nos dió la idea y el tutorial, Diademas del “chino” de la esquina, fieltro de los mismos colores de los Caballeros (de hecho, los retales que sobraron), pegatinas de brillantitos y mucho pegamentos. Ahhhh las manos de papá con mamá de pinche (que algo hago yo, no solo ordeno y delego ;-))

Fotos de las coronas en proceso

Haciendo las coronas

Más de un mes duraron los preparativos. En el siguiente post, el desarrollo de la fiesta, que tuvo su guasa.

Mil besos, mil sonrisas

Ana

PD: Después de esto, la Superabuela ¿Se merece o no la lámina de Mr. Wonderful que le regalamos?

Eres una gran madre pero como abuela eres la pera limonera

Eres una gran madre pero como abuela eres la pera limonera

Deja un comentario